El tiro por la culata

El tiro por la culata

Y nunca mejor dicho, ¡les ha salido el tiro por la culata!, las balas misteriosas, capaces de burlar todos los controles y llegar a las manos de ese ser sacrificado, que dejo su piso de Vallecas a pesar de lo que le encantaba, para irse al campo por el bien de sus hijos, hijas e hijes, llegaron a sus manos y estremecieron su sensibilidad a flor de piel y pusieron de punta sus largas  melenas, o su moño, su moñe o su moña ¡Pobrecillo!…

Pero le salieron las balas por la culata, porque tanta exageración en los términos, tanta prosopopeya, tanto teatro, tantas falsedades, tanto odio reconcentrado, tanta tensión y tanto tomarnos por completamente idiotas, al final han estallado.

Ayuso es nuestra Agustina de Aragón. Es valiente, es honesta, es natural, es trabajadora,  siente como todo buen gobernante (de esos que nos hacen tanta falta) los problemas del pueblo como suyos y los gestiona sin dilación. Pero todo su buen hacer no hubiera servido para tanto sin la inestimable colaboración del moño, moñe, moña, y de “Pablo: tenemos 12 días para ganar a la Derecha” (uniendo con esta frase aparentemente inocente), su destino al de los morados, pensando en ponerse morado de votos con ello), del desvergonzado de Tezanos y sobre todo, de Pedroooooo, Pedra, Pedre  el desenterrador y sus mentiras y más mentiras y mas y mas mentiras y sed de venganza y revanchismo y anclaje en guerracivilismo y prepotencia y pedantería y “Ahora te cierro Madrid y aquí el que manda soy yo”.

El triunfo de Ayuso ha sido una muestra de agradecimiento de quienes necesitan dar de comer a sus hijos manteniendo su trabajo.

Gracias Isabel. Que los analistas den las vueltas que quieran a tu triunfo pretendiendo encontrar otros motivos diferentes para disculpar a quienes lo hicieron rematada e incluso cruelmente mal, atacándote como una jauría furiosa.

Yo, como tantos y tantos que amamos la libertad, también te he votado, sencillamente porque TE LO MERECES y punto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *