¡Que sudores!

¡Que sudores!

La sudoración sirve para que funcionen correctamente las glándulas sudoríparas y se mantenga en su justa medida la temperatura corporal (aproximadamente 37 grados).img044

Bajo ese punto de vista es muy útil para el buen funcionamiento organico, pero la cosa cambia cuando se vuelve excesiva, porque entonces puede ser la señal de alarma de alguna enfermedad, o  de un  estrés excesivo.

Además, en ocasiones el líquido eliminado, antes de evaporarse cae a “gotas” sobre cualquier superficie cercana, o se queda en esa mano que “damos” como saludo, por lo que resulta molesto, desagradable, anti-estético y generador de muchos complejos (desde luego se quitan las ganas de “hacer manitas” por mucho amor que se sienta)

Al exceso de sudoración se le denomina Hiperidrosis y es más frecuente en algunas zonas corporales (donde hay mayor número de glándulas sudoríparas), que en otras, por ejemplo  las axilas, las palmas de las manos, las plantas de los pies y las ingles,

 ¿Y Porque la Hiperhidrosis?img043

No se ha determinado la causa de esta patología.

Por lo general se manifiesta en la adolescencia, y afecta a más del uno por ciento de la población mundial.

Suele tener relación con:

-El aumento exagerado de la respuesta del sistema nervioso encargado de controlar la sudoración, frente a la hiperactividad de las glándulas sudoríparas.

-Determinados trastornos endocrinos.

-Alteraciones genéticas

-Post-menopausia

A veces, remite por sí sola, pero otras se vuelve  afección crónica.

Un tratamiento excepcional

Los antitranspirantes solo tienen efectos limitados, y por ello, lo recomendable es llevar a cabo un tratamiento médico no quirúrgico, que a partir de la toxina botulínica, resulta de máxima eficacia para tratar esta patología.

En la Clínica Armonía de Madrid (calle Velazquez 46) lo realizan a las mil maravillas y ¡adiós a los malos ratos y a las vergüenzas e incomodidades!

La Toxina Botulínica es una neurotóxina, que bloquea las terminaciones nerviosas (en este caso responsables del excesivo estímulo de las glándulas sudoríparas), y produce un efecto denominado simpaticolítico

METODOLOGÍA

Consiste en  infiltrar pequeñas cantidades del producto diluido, en  las zonas que lo requieran (manos, pies, axilas). A veces en la post-menopausia, también se necesita en la frente y en la nuca.

El tratamiento se lleva a cabo en una sola sesión.

Los efectos se perciben  aproximadamente en una semana.

Conviene repetirlo dos veces al año, aunque posterior y paulatinamente los efectos deseados pueden volverse definitivos.

 

EFECTOSyebenes manos

No es una técnica dolorosa, y no exige ingreso.

No se han descrito reacciones alérgicas, pero sí en ocasiones una disminución de la fuerza  o la destreza habitual en las manos, en personas que las utilizan mucho en sus profesiones o actividades.

Sin embargo, las molestias posteriores al tratamiento son siempre reversibles.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *