HACERLO EN LA PLAYA

¿Estáis de vacaciones?…

Pues podéis aprovecharlas para poneros en forma a tope…

 Por ejemplo, en la playa es posible hacer muchas cosas y no solo permanecer tumbadas al sol horas y horas…

 

¿Qué tal andar?.

Sobre la arena los pies reciben un masaje de los miles de granitos que la compone.

Actúan como bolas en rotación.

La circulación sanguínea aumenta mejorando el buen retorno venoso.

 Además, si se aprietan fuertemente los glúteos durante la caminata de al menos un kilómetro, se reduce grasa y se ejercita el músculo que los sujeta.

 Los buenos resultados se intensifican eliminando las bebidas gaseosas, el café, el alcohol, los dulces y el pan… ¡Y bebiendo un litro y medio de agua al día a temperatura ambiente!.

 Otra costumbre magnifica es la de desterrar por completo los pantalones muy ajustados, y la de no pasar demasiado tiempo sentadas.

 Cada media hora aproximadamente conviene levantarse y dar una vueltecita a la orillita del mar, apoyando la punta del pie antes que el talón.

 

Pero bueno. Vamos a suponer que alguien no quiere o no puede caminar por la arena.

 No importa, existen otras opciones para aprovechar, por ejemplo, el ir y venir al mar:

 -El Footing ( 45 minutos mínimo sin descanso, con independencia de que se corra mas o menos deprisa ¡que eso da igual!).

 -La Bicicleta: (Es recomendable un ejercicio continuado de 60 a 90  minutos, llevándolo  a cabo acompasada y lentamente).

 -La Natación: (El tiempo de ejercicio debe ser de 45 a 75 minutos, sin excedernos ni quedarnos cortos en estos limites).

 Y lo mejor:

Tomar baños de arena, porque es abrasiva.

Grano por grano raspa suavemente la piel.

Enterrase en ella, siempre que no este muy caliente, provoca una transpiración que apenas se percibe, pero que actúa como una especie de baño turco…

¡Pero sin tener que soportar el vapor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *