LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA BELLEZA

Pues existir, existen…

Y sirven para todas las edades…

En unos casos para prevenir, y en otros para solucionar….

Para mi, sinceramente, el primero es no abusar jamás de nada, excepto de la felicidad… Creedme… es lo que nos pone mas guapas.

El segundo consiste en suprimir, o al menos limitar al máximo, los malos ratos, las situaciones molestas, los disgustos… No os quepa duda que el amor resulta tonificante, hidratante y nutritivo, siempre y cuando sea correspondido… De lo contrario, entra en la categoría de las situaciones molestas ¡y adiooos!…

El tercero pasa por caminar, nadar, o saltar las escaleras de cuatro en cuatro… Cualquier ejercicio es bueno para mantenerse en forma… ¡Mas aun!, el mismo hecho de hacerlo es todo un ejercicio de inteligencia…

El cuarto nos aconseja dormir las horas necesarias. Y aprender a relajarse tras una noche intensa de pasarlo bien… Porque aunque merece la pena vivirla, es mejor olvidarla si provoca preocupaciones que quitan el sueño…o más aún, que quitan los sueños dorados…

El quinto es lograr que entre ceja y ceja no haya arrugas. Y para ello, no hay que pensar las cosas de manera desmedida… Si algo se vuelve obsesivo hemos de encontrar cualquier cosa que lo sustituya…

El sexto sugiere que cerremos los ojos y nos concentremos en pensamientos sumamente agradables. Y si además eso lo hacemos con una mascarilla hidratante bien puesta en el rostro, pues ¡mucho mas aconsejable aun!.

El séptimo nos lleva a llenar los pulmones de oxigeno. Y es que una excursión a tiempo ayuda a reencontrarse con lo placentero…

El octavo es intentar en la medida de lo posible, hacer caso a nuestro instinto y no a los convencionalismos, ni a los “dimes y diretes…” Generalmente el cumplimiento de este mandamiento, evita las arrugas en el labio superior… ¡Nada de moritos!

Y el noveno y el décimo mandamientos se refieren a las lagrimas, pero de risa… La risa libera energías positivas y lleva a la plenitud de todas las vivencias … No hay discusión posible si uno sonríe de corazón.

Y no hay corazón que se resista al encanto de una carcajada compartida… Y no hay nada que mas favorezca….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *