¿CON CUÁL ME QUEDO?

Se dice incluso que las señales químicas destapadas por una fragancia, regulan la comunicación y el comportamiento sexual de los seres vivos.

¡Hasta el amor entra por la nariz!…


¿Cómo no nos vamos a sentir fascinados por ellas?…

Por las esencias, claro, que son ni mas ni menos que un regalo a la complicidad personal, y a la autoestima.

Las hay de sport, de fiesta, naturales, sofisticadas, densas, suaves…

Pero con una característica común, su increíble capacidad de despertar y sublimar pasiones.

Y entre tantísimas variedades, bien podemos elegir la “nuestra”, esa que se transformara en una segunda piel.

Que atraerá al sexo opuesto de forma “imperceptible” pero cierta.

Y porque?…

Pues porque el cerebro descodifica los mensajes olorosos y, condiciona las emociones que despiertan.

Cuando un perfume obtiene su aprobación, las hace positivas.

Las convierte en propias.

Las procesa y transcurrido un tiempo, las reconvierte en recuerdos.

Tan es así, que existen estudios de psicología para recoger coincidencias curiosas:
En un alto porcentaje, cada persona elegirá habitualmente aquel perfume que le traslade a los instantes más bellos de su infancia, al entorno de su adolescencia, a su campo, a su jardín, a su mar, o a su bosque.

Llevar el perfume indicado

Porque realmente, las fragancias interpretan los sueños, y llevar el perfume indicado, en el momento preciso, equivale a soñar en technicolor, o a vestir la mirada de nostalgias, de alegrías, de sorpresas y de promesas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *