ME LA REGALAS, TE LA REGALO, ME LA REGALO

Me encantan las fragancias…

Me gustan casi todas, la verdad…

Creo además que hay que serlas infiel…

Una por la mañana, otra por la noche, una sofisticada, otra transparente…

Tener un “fondo de armario” de aquellas que nos elevan especialmente el estado de ánimo o nos hacen sentirnos más atractivos…

Y luego, sorprender con las que más se adecuan a nuestra personalidad, en número tan solo limitado por las posibilidades económicas de cada quien

Pero…¿Por qué extremar tanto su presencia mediática en las fiestas navideñas?…

De acuerdo que son un magnífico regalo, pero también son una necesidad personal, porque no existe arreglo completo sino se adereza con unas gotas de esencia…

Y sin embargo la publicidad ahora, nos bombardea con algunas de ellas…

Una publicidad que realmente me parece bastante absurda y que en ningún caso, creo, nos comunica aquello que hace único a un perfume (su familia olfativa, su composición, sus notas)…

Una publicidad que se expande de unas a otras y que las convierte a todas en iguales respecto a la pronunciación ridícula de su nombre (por muy francesas o americanas que sean), o en la aparición de mujeres y hombres que se desnudan y pierden la ropa por los pasillos, bailan convulsamente sin venir a cuento, se chupan una pierna con la mirada perdida, o ponen ojos de sádicos, quizás para dejar latente un halo de misterio…

De acuerdo que no es fácil publicitar una esencia, pero a mi entender, ahora, se han pasado ya tres pueblos…

Por eso y porque a lo mejor estáis flipados, voy a daros algunos consejos para comprar  la más afín a vuestros gustos…

1-¿Agua de toilette, de parfum o extracto?… Depende del uso… Para la noche un extracto, para la mañana un EAU de toilettes y en cualquier momento el EAU de perfum.

2-No olerla nunca en la barrita de papel probadora, sino en la propia piel, porque cambia una barbaridad. Aplicarla y esperar a que se haya secado para “conocerla”.

3-Las personas morenas y con la piel grasa son las candidatas perfectas para las fragancias con alguna nota frutal. Las rubias y las de piel seca, para las de notas florales.

4-No mezclar nunca una fragancia con otra. Dejar un tiempo entre varias pruebas y hacerlas en diferentes zonas.

5-Están muy de moda las denominadas “fragancias golosas”. Son muy agradables pero un poco cansadas por dulzonas.

Ah, y recordad que nunca se pasa de moda un clásico como por ejemplo Chanel numero 5, Diorissimo, Tresor de Lancome, o Eau du soir de Sisley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *