PERFUMARSE Y FUMAR

¡Cuántas prohibiciones!…


La velocidad a 120, las chucherías en los recreos, las copas a la hora de conducir (aunque sean dos)….

Y las fotos para conocer al bebe hijo/a de Carla Bruni y Nicolas Sarcozy…

No sabemos si será niño o niña, si se parecerá a su mamá o a su papá, o si los hados jugarán la mala pasada de una nenita igualita que papi o un nenito como mami (mejor al contrario ¿verdad?…)

No lo sabemos, ni jamás lo sabremos… según Carla, que como Calderón de la Barca en el alcalde de Zalamea ha dicho que el niño es patrimonio suyo y que a los “súbditos” (que son quienes pagan la clínica y el parto y los viajes de la cigüeña y sus sueldos, camisones, modelitos y etc etc,) que les den tila…

¡Qué cosas!

Ah…. y prohibido fumar, vamos prohibidisisisimo

Menos mal que Thierry Mugler nos invita a un nuevo viaje dentro del mundo exclusivamente masculino con su fragancia A*Men Pure Havane

Un relato de masculinidad, intensidad, elegancia, refinamiento y sensualidad que toma su inspiración de los Puros Habanos

El Cigarro es un placer incomparable…¡que se enteren todoooos!.

Un momento único frecuentemente comparado con paladear un buen vino, para captar todos sus aromas.

Los Cigarros son una real forma de arte, una glorificación de los materiales creada por la experta combinación de diferentes variedades de tabaco…

Un arte que tiene mucho en común con la perfumería.

El perfumista, Jacques Huclier Givaudan, ha construido la fragancia siguiendo la regla de los tercios que proviene de saborear un buen cigarro.

 

  • El primer tercio, como la nota de salida, se abre como una nota suave y aromática de las hojas frescas de tabaco sin revelar la intensidad que está por llegar.
  • El segundo tercio, como la nota de corazón, se traslada a un acorde de tabaco dulce como la miel, a través del absoluto de vainilla, que se convierte casi en un sirope. Este es el punto en el que el aroma de un buen cigarro reposa, como en una fragancia que se extiende hasta el final.
  • El tercio final, como la nota de base, refuerza su oscuro poder dominado por las notas amaderadas y sensuales del patchouli y del cacao amargo.

Como un auténtico Puro Habano delicadamente envuelto, el frasco de goma se viste para la ocasión en el tono del tabaco maduro, manteniendo en su corazón la estrella de color ámbar.

Y el packaging se inspira en los mejores Cigarros del mundo.

La textura mate de la caja refleja la cobertura de hojas secas de tabaco de un cigarro habano

Como referencia al mundo del cigarro una vitola blanca resalta el logo de A*Men Pure Havane

¡Adoraré a los hombres que lo utilicen!…

Los motivos están claros ¿verdad?…

¡No podemos “fumarnos” el perfume!

 

 

There are 1 comments for this article
  1. jesus de jh at 17:40

    recibo q en base a todo lo q alegan sin duda es una buena fragancia ..ya yo conociendo como cubano .. me gustaria saber donde la puedo comprar gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *