BELLEZA A PRIMERA HORA

El príncipe Carlos de Inglaterra, además de “hombre del tiempo” (le encanta la metereología y dar las previsiones atmosféricas en TV), también es DJ como Paquirrín…

Personalmente no me extraña nada, porque no se si tendrá oído, pero TIENE MUCHISIMA OREJA…

Hay que ver lo que vale este hombre, no le veremos siendo rey, pero si haciendo cualquier otra cosa.

No se le resiste nada, ni la faldita escocesa ni su Camilla ni las mesas de mezclas…

Y hay que ver como sientan a veces de mal las mezclas… (madrugar y estar guapos, por ejemplo).

Yo, como decía Ana Torroja de Mecano, “Hoy no me puedo levantar”….

Es la verdad, me ha costado dejar esa camita adorable.

Tengo la ropa de verano muerta de risa por culpa de ¡estas piernas tan blancuchas!…

¿Qué hago? solución milagrosa: el tratamiento autobronceador Soleil Prodigieux® de Nuxe.

Ya no son necesarios los rayos UV.

El tono de la piel aumenta de forma progresiva y uniforme.

Efecto sublimador inmediato.

Pero no acaban aquí mis secretos, tengo otro para protegerme de los rayos del sol y de la contaminación: Ecran Prodigieux®. Triple protección: anti-oxidante y celular, anti-contaminación y solar anti UVA/UVB SPF 30.

Nuestra piel tiene con ella las armas necesarias para luchar contra todas las agresiones diarias.

Y claro, con este aspecto de lechuga que todavía enseño, necesito un poco de color.

Pues voy y me pongo un toque de Teint Eclat Prodigieux® en el rostro y el escote.

Este tratamiento forma una coloración a la piel para lograr un “efecto piel al natural”.

Al mismo tiempo, la hidrata y la protege del envejecimiento cutáneo.

¡Ya estoy lista… o casi! , me quedan dos o tres imperfecciones que quiero ocultar antes de salir. Afortunadamente cuento con el truco mágico: Touche Prodigieuse®, ¡el Pincel de Retoque Multiperfeccionador!…

Adiós a las ojeras, a las manchas y los granos: ¡cero imperfecciones!

Después, un último toque con el Poudre Eclat Prodigieux® para dar un poco de color a las mejillas y afinar el tono del rostro.

¡Listo! ¡El día puede comenzar!

¿Y para la noche?…

Siempre llevo mi arma “máxima” en el bolso: el Baume Prodigieux® Lèvres Rouge Charismatique.

Me sirve para lograr unos labios hidratados, seductores y con efecto nacarado irresistible.

¿Y os he dicho que huele a piruleta?

Como «toque final» me vaporizo unas gotas de Huile Prodigieuse® Or en el rostro y escote.

Y es como si una «lluvia de oro» me regala un efecto glamuroso garantizado.

 

Ya no necesito perfume…su estela es un poema en sí misma ¡Guayyyy!…

 

There are 1 comments for this article
  1. Yolanda Isabel Hurtado García at 11:41

    me encantaría poder probar estos productos, he oído hablar de ellos muy bien pero aún no lo he podido comprobar…gracias por compartir…besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *