¡¡QUE VIENE EL LOBULO!!

No entiendo que Rajoy se dejara abierto el micro como si tal cosa, y que se pusiera a comentar como nos van las cosas de mal, mal, mal en el país, y la huelga general que nos espera (era lo que nos faltaba para la ruina total)…

¿O fue a propósito?…que el presidente es muy gallego y muy listo…

Y a lo mejor lo hizo para que todos nos enteráramos (incluso los que no quieren hacerlo) de lo derrochones que fueron los del gobierno anterior y la de facturitas y “agujeros negros” que se van encontrando los “nuevos” en los cajones…

Y que están también (los nuevos) “hasta los cajones” (no me cambiéis la a por una o), de tanta “basurilla” bajo las alfombras…

Bueno, ese es otro misterio por resolver, más profundo aún que los de la casa real y los negocios turbios y las aguas turbias que nos recorren …

Se admiten apuestas…

Podemos incluso hacer una quiniela…

¿Fue error lo de Rajoy?…

¿Todos somos iguales ante la ley?…

¿Devolverá alguien el dinero que se ha apropiado por su cara de yerno? (por decirlo de manera elegante).

¿Sabe mucha gente lo del pastizal que heredaron Felipe y Letizia de un señor adinerado de Palma?…

¿Está todo, todito todo ese dineral en una Fundación?…

Quien acierte tiene un premio

Y en realidad también es un premio para nuestra belleza un tratamiento complementario que actúa en una de las zonas más olvidadas del rostro: el lóbulo de la oreja.

Porque, con el paso del tiempo, cambia de forma y pierde turgencia.

Así que os cuento un sencillísimo protocolo que lo fortalece y rejuvenece

Tras los años, uno de los principales signos de envejecimiento es el descolgamiento “lobular”.

La zona se afina, perdiendo densidad como consecuencia de la pérdida de colágeno y elastina, un fenómeno a menudo agravado por el uso de pendientes.

Mediante un simple protocolo de infiltraciones, la mejoría es notable y se evitan además, indeseados desgarros y se favorece un aspecto más armonioso.

USP Dexeus Instituto de Benito ha diseñado un tratamiento con infiltraciones de ácido hialurónico reticulado, que proporciona resultados espectaculares e inmediatos en una única sesión.

Se mantienen durante un año.

El protocolo, realizado en consulta, implica un único pinchazo prácticamente indoloro, tras el que se recibe un pequeño masaje.

El paciente puede reincorporarse inmediatamente a su vida habitual, sin presentar hematomas.

Recordamos que es un tratamiento específico para el lóbulo de la oreja, no para el agujero producido por el pendiente, que no se ve alterado.

Por el contrario, este tratamiento ayuda a fortalecer el área y ayuda a evitar posibles desgarros.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *