¡NO A LAS DIETAS RIGUROSAS!

¡NO A LAS DIETAS RIGUROSAS!

Son dietas responsables del mal genio y del peor humor…

Si a adelgazar, pero de manera agradable…

Sin arriesgar la salud…Y sobre todo, sin histerias.

 

Las dietas, las vegetarianas, son muy válidas para  poner el cuerpo a punto.

La piel también lo agradece, porque el aporte vitamínico que proporcionan “sube el tono”, y cuando el organismo está limpio el optimismo hace que se enfoquen mejor las situaciones cotidianas.

SI A LAS RICAS FRUTAS

En las dietas las frutas proporcionan de un 80 a 90 % de agua purísima y azucares como glucosa y fructosa que pasan directamente a la sangre.

Se transforman en:

-Energía.

-Fibras.

-Acidos orgánicos.

-Vitaminas C y B-caroteno (que son antioxidantes) minerales, flavonoides y antocianinos, destinados a fluidificar la sangre y evitar la arteriosclerosis.

Y por supuesto, no contienen colesterol, ni purinas (ácido úrico), ni sustancias tóxicas por lo que se convierten en dietas muy convenientes.

ADELGAZAR DEPURANDO.

En las dietas depurativas se recomienda

– Por la mañana,  un licuado de cinco zanahorias, una manzana dulce y un limón exprimido

-A media mañana: Un batido de fresas, o cualquier otra fruta coloreada

-A medio día: Un licuado de frutas verdes

-A media tarde: Una o dos manzanas

-Por la noche: de nuevo, un licuado, igual que el del desayuno

UN DÍA A LA SEMANA

La dieta depurativa es recomendable un día a la semana.

En el transcurso del mismo, puedes aumentar la cantidad de fruta, pero ¡sin mezclar nunca las coloreadas con las verdes!.

Y obligatorio, beber un litro y medio de agua.

Y claro en una dieta depurativa, también se permiten las infusiones depurativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *