BELLEZA DE PELÍCULA

De pronto se ha encendido una luz en mi interior…

Una luz reveladora

Y he comprendido que mi vida, mi humana vida, mi vida cotidiana…

ES DE PELICULA…


Mi vida es de película, pero no porque no me roce la crisis.

Ni porque sea yo tan alta y tan rubia como Claudia Schiffer, ¡más quisiera!…

Ni porque cuando froto una lámpara aparezca un genio para cumplir mis deseos…

Ni porque me toque la lotería (nunca, nunca)…

Noooo!!!!, nada de eso ocurre, y sin embargo mi vida es de película

De película de vampiros (ahora que están de moda)…

Vampiros que me muerden y chupan toda mi sangre traducida a euros…

Os cuento:

Me cobran el Ibi, el Iva, el Irpf, la Itv, la zona verde, la zona azul, la declaración de la renta, el impuesto de patrimonio, la seguridad social, la pensión de jubilación, el impuesto de circulación, el peaje en las carreteras construidas también con mi “pasta”, el agua, el 80% de cada litro de gasolina, el impuesto de basuras, etc, etc.

Y de momento no me cobran por respirar, ¡que suertaza!, porque todavía no han creado en “consejo de ministros” el IMPUESTO DEL OXIGENO…

¡No me digan que no son vampiros esos seres llamados “políticos”, que desde luego nada tienen que envidiar al Conde Drácula…

Claro, han de cobrar una jubilación elevadísima a la que les da derecho cotizar siete años como diputados, en tanto a los simples mortales nos cuesta de treinta y cinco a treinta y siete …

Tienen que construirse hípicas y grandes casas en León, Andalucía o las Rozas ¿qué más da?…

Y tomar enormes mariscadas…

Y actuar como “gabinete de influencias” con sus hermanos y el cafelito.

Y vagar a altas horas de la madrugada por las gasolineras (que también es un trabajo), por ejemplo…

E ir de vez en cuando al Congreso a “pasar el rato”, o a patalear y abuchear a los contrarios, con independencia de lo que digan (es que son como niños… gorrones, pero niños)

Es indignante, lo sé, pero ¡no os confundáis…!

¡¡Yo no soy del movimiento de “los indignados” porque como os digo, mi vida es de película!!

Y porque mi piel gracias al Aceite de Argán (el nuevo oro líquido de la nutrición y la belleza) se ha relajado de la “hipersensibilidad” que provocan en ella tantas agresiones.

Es que elAceite de Argán tiene unas enormes propiedades terapéuticas, nutritivas y cosméticas gracias a su alto contenido en antioxidantes, casi el doble que el de oliva.

Los expertos aseguran que dos cucharadas de aceite al día durante un mes, consiguen bajar la tasa del colesterol malo y prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Y además, reducir la hipertensión y estimular la capacidad cerebral.

Por eso la creadora culinaria Norema Salinas ha incorporado a su oferta nuevos menús con aceite de Argán para aprovechar al máximo todas sus propiedades y protegernos en cada estación de los cambios

Ah y que no se me olvide…

A mi el aceite de Argán me ayuda incluso a comprender el “Crepúsculo” …

Aunque “Amanece, que no es poco” ( también un film)…

¡Es que todo nos va de Cine!…

 

 

There are 1 comments for this article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *