PEPINO DE SANTO

¡¡¡Le amo!!! … el pepino es maravilloso…

Mas que mano de santo, se podría definir como “pepino de santo”.

No se puede decir lo mismo de la ministra alemana que lo ha calumniado…

Y es que claro, ¡no se han hecho los pepinos para los grandes comedores de cerdo!…

Que a  los alemanes les encanta el codillo de cerdo ¿a que si?…

Y de pepinos no entienden mucho por lo que se ve.

De pepinos españoles, magníficos, hermosos e incluso poéticos: “verdes que los quiero verdes” (como diría García Lorca)

 

Son muchos los famosos que en estos días los defienden…

Y no quiero mirar a nadie, pero seguro que al pepino le deben algunos su belleza.

Es que se puede utilizar para millones de cosas…

Contra el cutis graso, los kilos de más, el cabello  sin vida, los dolores de cabeza, el acne, las arrugas y etc. etc.

Como ejemplo os daré algunos trucos fáciles para que sepáis potenciar sus increíbles beneficios al 100%

-Contra los brillos y la grasa de la piel:

Una mascarilla astringente y refrescante…

Se pela y corta un pepino mediano en finas rodajas.

Limpia tu cara y aplícatelo también por el cuello y los ojos.

Deja actuar durante unos 20 minutos.

-Contra las arrugas

Se licua un pepino grandecito  y se le añaden algunas cucharadas de miel de abeja y tres gotas de limón.

La pasta ha de quedar “espesita”.

Se pone en cara, cuello y escote 25 minutos.

Después se enjuaga con agua templada.

El resultado es de suavidad, rejuvenecimiento y frescor.

 

-¿Dolor de cabeza?

Para eliminarlo se prepara una infusión.

Se calientan unas rodajas de pepino sin cáscara en un vaso de agua.

Se añade una cucharada sopera de manzanilla dulce.

Se hierve de tres a cinco minutos.

Se enfría y se bebe lentamente…

Y ¡se acabo el mal!…

 

-Para lograr cabello y tez nutridos

Se ralla un pepino.

Se envuelve en papel Abal y se guarda en el congelador unos cinco minutos

Se le añaden luego dos cucharadas grandes de te verde y un yogurt natural.

La pasta obtenida se coloca entre dos gasas humedecidas con agua fría (como si fuera un sándwich) y se aplican sobre el rostro y parpados.

En quince minutos obtenemos una estupenda revitalización.

 

-Limpieza a tope:

Se hierven veinte minutos, dos pepinos bien cortados en finas rodajitas.

Después se colocan sobre una tela y se aprietan para extraer de ellos todo su líquido.

Se mezcla a partes iguales con agua mineral y dos cucharaditas de glicerina.

Y lo que resulta es una leche limpiadora magnifica.

 

-Contra el acné

Es decir, para lograr que los granos desaparezcan radicalmente.

Se pela un pepino, se ralla y se le añaden unas gotitas hasta lograr una pasta homogénea.

Se aplica en las zonas afectadas y se deja actuar una media hora.

Ya veras como su efecto desinfectante y astringente logra maravillas.

 

-Contra los kilos de más

No podía faltar una receta contra la aborrecible grasa corporal…

Se mezcla una rodaja de piña natural con medio pepino y medio vaso pequeño  de zumo de limón.

Se bebe después de las comidas, máxime si son demasiado abundantes

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *