Y TU… ¿CÓMO LO VISTES?

¿Te  molesta el cuello de las camisas?

¿Sabes llevar un gran escote con el cuello desnudo?

¿Te atreves con los “cuellos altos”?

 

Existen una serie de teorías e ideas al respecto, partiendo de esta base:

Siempre hemos de lucir la imagen más elegante y el look más atractivo.

Y para ello tenemos que saber elegir el corte de pelo de acuerdo a nuestra manera habitual de vestir.

 Cuellos camiseros:

Denotan un estilo desenfadado, muy útil y ponible en innumerables situaciones.

El tipo de pelo que mejor sienta con este estilo de ropa, que no tiene edad, es la media melena, muy rebajada, y sobre todo muy entresacada.

 Cuellos a la caja:

Permiten los cabellos muy cortos, con la nuca muy depurada y muy ligera de formas “a punta de tijera” y en ocasiones a punta de navaja.

 Cuellos altos:

Un recogido puede dejar la nuca al aire de un modo semejante a como lo hace un buen corte.

Además favorece siempre, aunque deje al aire una nuca baja, alta, redonda o terminada en pico.

Así pues, con los cuellos altos, tan habituales en el invierno, lo que debe buscarse fundamentalmente es un efecto despejado.

 Grandes escotes:

La melena por encima de los hombros “viste” literalmente el cuello desnudo.

Las puntas onduladas realzan el escote, y le regalan un aspecto de suave sofisticación.

Pañuelo al cuello

Una larga melena lisa, voluminosa y con mucho brillo, tiene “licencia para encantar” en este caso.

También el cabello escalonado y asimétrico, o con efecto mojado puede resultar divertido, por el contraste que produce.

Y si es muy fino, las puntas hacia adentro le dan un toque clásico, y más serio, pero igualmente interesante.

 Cuello en pico

El cabello revuelto por una “mano maestra”, o rizado, con carácter marcadamente juvenil y cómodo, da forma a un conjunto que puede considerarse muy años 20.

 Grandes cuellos:

Son la encarnación del maximalismo, y favorecen mucho.

Lo que mejor les va son las melenas cortas y  voluminosas, y también los cabellos cortos, pegados en los laterales, y con la nuca plumeada o entresacada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *