LOS RAYOS UVA DE LA IRA

La novela y después la película, se llama “Las uvas de la Ira”

Y ambas reflejan el más impresionante retrato de la depresión que asoló los Estados Unidos en los años treinta.


Su director fue el maestro John Ford y el protagonista Henry Fonda…

Pero en este caso no hablamos de las uvas de la ira, sino de “los rayos uva de la ira”…

Porque provocan muchas reacciones adversas…

Y ¿tienen razón sus detractores?…

La verdad es que  todos queremos lucir un color envidiable…

Máxime ahora en el verano, porque el bronceado es un bien frente al espejo.

Y claro, los rayos Uva de máquina, son la disyuntiva a las exposiciones solares y el remedio para no llegar a la playa de color acelga, por ejemplo…

Y como se que os planteáis una serie de dudas…

Voy a intentar resolverlas….

¿Son buenos o malos?

¿Qué diferencia existe entre los rayos UVA y los UVB ?

Os cuento…

La exposición a los rayos UVB varía con las estaciones del año, la altitud y la hora del día. Son más intensos en verano, cerca del Ecuador y durante el mediodía.

Los rayos UVA, en cambio lo son  todos los días del año, a cualquier altitud y en todas las estaciones.

Los filtros solares de amplio espectro (que brindan protección contra los UVB y los UVA), con un factor de protección solar de 15 o más, en su mayoría, ofrecen una defensa adecuada contra los primeros, pero no tan útil para los segundos.

 

¿Y las lámparas de UVA?

Los UVA se usan en las maquinas de lámparas, para tomar el sol de forma artificial.

Sin embargo, no se utilizan  en ellas los UVB, a fin de evitar las quemaduras visibles.

Pero a pesar de ello, ¡Precaución con los tiempos de exposición!

Porque no es oro todo lo que reluce

Sus ventajas

Ofrecen ventajas siempre que  se tenga la seguridad de su buen estado y en tanto no se sobrepasen las treinta sesiones anuales.

Entonces proporcionan un bronceado completo y cómodo, con rapidez en los resultados, en el control del acné y en la mejoría de la cuperosis.

¡Pero como condición indispensable hay que dejar descansar a la piel de cuarenta y ocho a setenta y dos horas entre cada sesión, para evitar cuando menos la deshidratación!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *