AÑO NUEVO, IMAGEN NUEVA

Practicamente YA comienza un nuevo año, que debería estar cargado de buenos propósitos y de mejores intenciones.

Un año pues para disfrutar de la belleza hasta sus ultimas consecuencias, esas que a veces exigen un pequeño sacrificio, pero que finalmente gratifican con la imagen deseada.

Todas y todos podemos arreglarnos mejor en casi un 100% de nuestras vivencias y aspecto externo…

Porque ¡qué caramba! nadie es perfecto y si lo fuera, seguramente resultaría un poco aburrido.

Las vivencias nos llevan a la plenitud y de los pequeños fracasos es posible extraer una gran sabiduría, incluso en el arreglo personal: ¿por qué voy a pintarme de esa o de aquella manera si no me favorece?…

Una cosa es la moda cargada de exigencias (a veces incluso con una pizca de histeria), y otra muy distinta el saber adaptarla a lo que nos conviene.

Sonreír con más ganas, caminar más erguidas, atrevernos a decir si o no (según proceda), no cabe duda que son acciones favorecedoras de cuerpo y mente.

Amar, buscar un maquillaje, encontrar un perfume, no rendirse jamas, descubrir una mirada cómplice, dibujar las pestañas, guiñar el corazón, tender la mano a quien la necesita, y hacerlo con una manicura perfecta, significa que la monotonía y el aburrimiento se quedan rezagados.

¿Puede haber algo tan lleno de esperanza como la alegría de vivir?

Pues bien, saber arreglarse, en definitiva, además de un arte y cuantas maneras de definirlo existan, es por excelencia una forma de comunicar vital, es la pura teoría de la comunicación.

Lo que os propongo es un examen de conciencia:

  • ¿Era yo de un descuido grandísimo el año pasado?…
  • ¿Me costaba un trabajo espantoso ir a la “pelu” de vez en cuando?.
  • ¿Cada vez que tenia un disgusto me abalanzaba al pastel más engordante o a la copa tras la copa?…
  • ¿Me mordía las uñas?…
  • ¿Me desesperaba con unos “granitos” y se me llevaban los demonios cuando me daba cuenta de que “nada que ver con una top”?.

Pues esto es parte de lo que debemos y podemos cambiar…

Y sin olvidar que cada cual es cada quien, y de eso hay que estar orgullosos. Pero, siempre y cuando se hayan apurado todos y cada uno de los recursos a nuestro alcance, que son un montón y que proporcionan resultados increíbles.

¡¡¡FELIZ y GUAPISISISIMO AÑO NUEVO!!!, lleno de descubrimientos, de esperanza, de ilusión y de plenitud os deseo junto con too el equipo de Fórmula Belleza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *