cepillos

¡Y UN CUERNO!

¡Pobres rinocerontes!, con la de tarados que hay por el mundo, tienen sus cuernos en franco peligro... Ya veis lo que son las cosas, tanto denostar las cornamentas y resulta…