BUSCANDO EL CENTRO

No es nada difícil estar descentrados…
Da igual ser pobres y desconocidos que ricos y famosos…

Y para demostrarlo, ahí está el ejemplo de Jim Carrey…



Es un buen actor, pero la verdad es que se interpreta a sí mismo…
Al parecer, en la  vida real sufre de extraños cambios de humor.
Y eso, porque tiene bipolaridad, lo que le ha causado más de un problema en el  trabajo (se pone más que simpático cuando tiene que estar serio y sobreactúa una barbaridad cuando no tiene que hacerlo)…

 

Y a nosotros ¿nos causa problemas nuestra piel?…

¿Y la flaccidez de los tejidos…?

Bueno, pues estoy totalmente convencida de que es posible solucionar ambos temas.

Solo se necesita encontrar el Centro, el profesional y el tratamiento adecuados.

Porque las mejores y más avanzadas técnicas son el punto de encuentro de estos establecimientos, auténticos templos de la belleza y del bienestar, tanto a nivel estético, como médico o incluso a veces quirúrgico.

Las expectativas de éxito que prometen son muy altas.

Tratamientos como el Thermacool, es un método avanzado de estiramiento cutáneo, que obtiene resultados excepcionales.

Consiste, en aplicar energía sobre la dermis, a fin de regenerar las células encargadas de fabricar el colágeno.

Gracias a su acción los tejidos se remodelan en la cara, cuello y escote.

La piel se vuelve más tensa.

Las arrugas y la flaccidez se reducen, así como las manchas y las marcas de acné, cicatrices, etc.

 

Pero no solo importa el sistema que se aplique (por más avanzado que sea), sino la forma de hacerlo.

O sea, tiene muchísimo que ver el especialista que lo lleva a cabo y el protocolo del que se vale.

 

 

Y no siempre las esteticistas más conocidas (a veces parece que solo hay tres o cuatro en este país), ni los médicos, ni cirujanos estéticos más famosos, son los mejores.

 

El mejor para ti es aquel, que tras haber hablado contigo, darte a conocer su forma de hacer las cosas,  y demostrarte que esta colegiado y pertenece a su sociedad profesional correspondiente, te inspire más confianza

Ah y además del rejuvenecimiento, otra de las ventajas que se alcanzan con la radiofrecuencia (el Thermacool), es el tratamiento contra  la flaccidez cutánea.

Su efecto de tensión se aprecia de forma gradual y progresiva a partir del primer mes  y los resultados suelen durar aproximadamente dos años.

 

There are 3 comments for this article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *